A pesar de los mejores esfuerzos de los planificadores y operadores de la red eléctrica, el número de grandes blackouts eléctricos en todo el mundo está creciendo año tras año, ya sea causado por desastres naturales o eventos provocados por el hombre. Estos apagones a menudo tienen un costo increíble para las empresas y la sociedad en general – el reciente terremoto del Gran Este de Japón dejó a 8 millones de personas sin electricidad por más de 10 días, y una falla en cascada en 2012 en India dejó más del 9% de la población mundial sin electricidad.

Este whitepaper considera la preparación y la recuperación de los principales cortes de electricidad, focalizándose en las medidas por el lado del cliente del sistema eléctrico. Es documento es parte de una serie de whitepaper de la IEC MSB (Consejo de Estrategias de Mercado), cuya finalidad es asegurar que los servicios de Normas Internacionales y Evaluación de la Conformidad de la IEC continúen contribuyendo a la resolución de problemas globales en electrotécnica. A Conitnnuación entregamos una breve resumen de las secciones del documento. Para ver el whitepaper completo haga click aquí

La Sección 2 comienza con una revisión histórica de las principales interrupciones eléctricas recientes en todo el mundo. De una amplia gama de casos de estudios, una conclusión clave es que la naturaleza centralizada de los sistemas de energía a menudo significa que una cantidad relativamente pequeña de daño puede causar caídas de servicio generalizados. Aunque algunas redes eléctricas contienen cantidades significativas de generación distribuida, desde sistemas solares de techo hasta generadores de respaldo diesel, a menudo estos sistemas no pueden operar después de un desastre mayor debido a las regulaciones que restringen su operación cuando el sistema de potencia más amplio ha fallado, o impactos externos tales como la falta de combustible debido a los bloqueos de la carretera que limitan el flujo de los camiones de re-suministro.

La sección 3 se centra en la planificación de los desastres y la recuperación de las interrupciones eléctricas. En esta sección se presenta el BCP (planificación de la continuidad del negocio), ECP (planificación de la continuidad de la electricidad) y ECS (sistema de continuidad eléctrica) como algunas de las soluciones para la recuperación de desastres, examinando cómo verificar la eficacia de la planificación de la continuidad eléctrica después de los desastres. El objetivo de esta sección no es ofrecer soluciones a los desafíos particulares que se plantean, un esfuerzo que requerirá necesariamente la aportación combinada de numerosas organizaciones. En cambio, se introducen varios conceptos amplios que indican cómo la preparación ante desastres y la recuperación después del desastre pueden beneficiarse de las normas y del diseño de planes para actividades coordinadas.

En la sección 4 se ofrece una evaluación de ejemplos recientes en torno a instalaciones en Japón que mantuvieron el servicio después de un desastre mayor, y se refiere a esto como un caso de “mejores prácticas”. Los estudios incluyen la microred de Sendai, Japón, centros de datos, la microred Roppongi Hills en Tokio y un ejemplo de una casa Smart Energy en Saitama, Japón. Estos ejemplos del Gran Terremoto en el Este de Japón, revelan que una serie de microgrids, desde el abastecimiento de campus universitarios a casas unifamiliares, fueron capaces de mantener el suministro a pesar de que la red eléctrica circundante era inoperable durante muchos días. También se examinan las referencias post evaluativas a sistemas de telecomunicaciones, instalaciones médicas y plantas de producción de semiconductores.

La Sección 5 explica que las microredes son una solución a muchos de los problemas identificados en la revisión de desastres. Una microred es una colección de generadores controlables y físicamente cerrados, administrados en colaboración cuidadosa con cargas locales. Al confiar en una variedad de generadores, un sistema de microredes evita muchos de los problemas de punto único de falla de la red eléctrica tradicional. Del mismo modo, al gestionar de cerca la oferta y la demanda local, las microredes  puede garantizar que se satisfagan los servicios esenciales, a pesar de las limitaciones que puedan existir en el suministro de electricidad. Aunque a menudo se abordan las microredes como un medio para remontar la adopción de la energía renovable o hacer frente a los desafíos de la demanda de punta, las microredes  puede hacer una contribución significativa para ayudar con la preparación para desastres y la recuperación.

En la sección 6 se habla de la penetración de las microredes y de los desafíos fundamentales que deben abordarse antes de que se conviertan en algo común. Las microredes no carecen de retos técnicos y no técnicos y este white paper considera una amplia variedad de problemas que limitan la captación de las microredes, desde barreras regulatorias hasta el despliegue de generación distribuida y los desafíos técnicos de operar una microred con una gran cantidad de energía renovable.

Finalmente, la Sección 7 concluye con una serie de recomendaciones claves para la industria, reguladores y organizaciones de estándarización que deberían mejorar la preparación y la recuperación de los desastres mayores o las interrupciones del suministro de electricidad. Las sugerencias clave son fomentar la captación y operación de las microredes y, por separado, implementar estándares para ayudar a planificar la recuperación de desastres y la comparación de estos planes a través de diferentes casos.

Para ver el whitepaper completo haga click aquí