El pasado 13 de septiembre se celebró en Santiago el “Foro sobre Cooperación Regional: Desarrollo de una Infraestructura de Calidad para la Generación de Energía Fotovoltaica”, organizado por IRENA, PTB Y CORFO. Al foro fueron invitados delegaciones de 13 países de América Latina que se reunieron para intercambiar experiencias en políticas de apoyo al desarrollo del mercado fotovoltaico y la mitigación de riesgos para las inversiones en energía fotovoltaicas a través del desarrollo de una infraestructura de la calidad (QI).

El foro se enmarca en el proyecto internacional ” Infraestructura de la Calidad para la Eficiencia Energética y Energías Renovables” liderado por el instituto meteorológico alemán PTB. Esta iniciativa tiene como objetivo fortalecer las capacidades de las instituciones regionales de la infraestructura de calidad y sus socios nacionales para suministrar servicios de energías renovables y contribuir a la implementación de las políticas y programas energéticos nacionales y regionales.

Teniendo en cuenta la importancia creciente de la energía de generación fotovoltaica en la región, las organizaciones involucradas decidieron en noviembre de 2016 también incluir esta tecnología en el proyecto. De esta manera, y en cooperación con la Agencia Internacional de energía renovable (IRENA), se acordó organizar un foro regional sobre el aseguramiento de calidad, con la participación de actores de la esfera política, y el sector público y privado.

El comité organizador solicitó a CORNELEC que fuera moderador del panel de discusión, aquí los experto nacionales e internacionales abordaron las diversas materias relacionadas a la infraestructura de la calidad en el desarrollo fotovoltaico:

  • Infraestructura de la calidad como un instrumento para mitigar el riesgo técnico y permitir que la inversión fluya para sistemas fotovoltaicos en la región
  • Incorporar la Infraestructura de la Calidad en las políticas y marcos regulatorios para promover el crecimiento en la implementación de los sistemas fotovoltaicos.
  • Oportunidades para la armonización de normas técnicas y procedimientos de evaluación de conformidad en la región, que cubran la cadena de valor completa: calidad desde el diseño y la adquisición hasta la instalación, O & M y clausura de los sistemas.
  • Compartir las mejores prácticas internacionales sobre normalización y evaluación de la conformidad para sistemas FV.
  • Cómo implementar mecanismos de aseguramiento de la calidad en los países que importan principalmente tecnologías FV.
  • Cómo abordar diferentes características entre los países, por ejemplo, las condiciones climáticas, rango de operación de las variables eléctricas en la región.
  • Cómo reducir los costos de pruebas y evaluación de conformidad.

Le elección de Chile como se sede de este foro fue, obvia; las condiciones actuales del Desierto de Atacama lo transforman en el lugar ideal para el desarrollo de la energía solar en Chile. La zona recibe la mayor radiación solar del mundo, alcanzando niveles de radiación normal directa (DNI) que llegan hasta los 3.500 kWh/m2 año, lo que representa al menos un 30% más que la radiación (DNI) máxima en Marruecos y hasta un 50% más que en España.

Los mercados de energía solar en Chile siguen creciendo considerablemente, siendo una corriente dominante para el sector eléctrico. En la última década, la energía solar fotovoltaica (PV) ha aumentado 50 veces en su capacidad instalada acumulada, es decir, durante el año 2006 era de 6 GW y para el año 2016 creció a más de 290 GW. Con la expansión del mercado de energía solar, las inversiones aumentaron. A partir del 2011 las inversiones superaron los $110 mil millones de dólares, durante cada año.

El año 2016 fue un récord para la incorporación anual neta de energía solar fotovoltaica, con la instalación de más de 71 GW y una inversión superior a $113 mil millones de dólares en tecnologías solares. Considerando los billones de dólares que hay en juego por parte de los inversionistas y el avance de los sistemas fotovoltaicos como una alternativa competitiva para el suministro de energía, deben realizarse más esfuerzos para poder garantizar que estos sistemas cumplan con las expectativas a lo largo de su vida útil.

Los sistemas fotovoltaicos mientras avanzan se hacen más competitivos, ya que han experimentado en su futuro un crecimiento en el mercado el cual dependerá de que se asegure su rendimiento y durabilidad. El aseguramiento de la calidad (QA) es un instrumento clave para proteger y acelerar futuras inversiones en el desarrollo fotovoltaico, ya que ayuda a reducir el riesgo entregando confianza en que el producto o servicio satisfará las expectativas. A su vez, reduce los costos de capital, mejora el rendimiento, aumenta la duración de los módulos y por último reduce el costo nivelado de la energía (LCOE).

La implementación de un marco exhaustivo de aseguramiento de la calidad requiere una infraestructura física e institucional, llamada infraestructura de la calidad (QI). La QI comprende toda la red institucional y el marco legal que regula, formula, edita e implementa las normas para el uso común y repetido de productos y servicios. Además, incluye la entrega de evidencia sobre su cumplimiento, incluidas pruebas, certificación, metrología y acreditación.

La QI es un pilar fundamental para lograr mercados fotovoltaicos sólidos, la confianza de los inversionistas, de quienes dictan las políticas y de los consumidores. La implementación de la QI puede abrir caminos más sencillos y eficaces para lograr los objetivos de las políticas de energías renovables y tener un impacto positivo en cada una de las etapas del ciclo de vida de la tecnología. La QI actúa como un instrumento para lograr sistemas fotovoltaicos asequibles y confiables, que también puedan atraer inversiones a través de la mitigación de riesgos, entregar un servicio oportuno, dar mayor protección al consumidor y reducir la huella de carbono.